3.1. ADJETIVOS DE LA PRIMERA CLASE EN LATÍN (TIPO BONUS, -A, -UM)

En esta clase del Curso de Gramática Latina veremos cómo se declinan los adjetivos de la 1ª Clase del tipo bonus, -a, -um, también llamados adjetivos de tres terminaciones.

Regresar al índice de la Gramática Latina.

Sé un protector del latín

Redes sociales: Facebook  Twitter  Youtube


ADJETIVOS DE LA 1ª CLASE (TIPO BONUS, -A, -UM)

Como dijimos en el vídeo anterior sobre los adjetivos del latín, esta clase de adjetivos se declina siguiendo los modelos de la primera y segunda declinación.

Así pues, vamos a construir la declinación del adjetivo. Para el modelo del masculino usamos el sustantivo masculino de la segunda declinación dominus, domini. Para el femenino usamos el sustantivo de la primera declinación rosa, rosae y para el neutro el ejemplo de la segunda declinación de templum, templi.

Ahora, nos quedamos con sus terminaciones y ya está. Ésta sería la manera de declinar un adjetivo del tipo bonus, bona, bonum. Lo bueno de esto es que no hemos de memorizar ningún forma nueva, ya que son idénticas a las de la primera y segunda declinación.

Finalmente, añadimos la base del adjetivo a las formas y hecho, bonus, bona, bonum (“bueno”) completamente declinado en masculino, femenino y neutro.

VARIANTES EN -R

MISER, MISERA, MISERUM

Sin embargo, algunos de los adjetivos, presentan la variante en “r”, como ya vimos en la segunda declinación. Por ejemplo, el adjetivo, miser, misera, miserum, que se declina como el sustantivo puer, -i.

Como podéis ver, el adjetivo tiene dos terminaciones diferentes al modelo de bonus, bona, bonum. Aquí el nominativo y el vocativo singular masculino acaban en -er, pero el resto de la declinación es idéntico al ejemplo anterior. La “e” se mantiene en toda la declinación también.

NIGER, NIGRA, NIGRUM

Así mismo, tenemos los adjetivos en “r”, como niger, nigra, nigrum, que a diferencia del modelo anterior, sólo presentan la “e” en el nominativo y vocativo singular masculino. En el resto de declinación, no aparece la “e”. Estos se declinan como el sustantivo de la segunda declinación ager, agri.

Por último, veamos una particularidad de los adjetivos que acaban en -ius. Recordemos que en los sustantivos que acababan en -ius, como filius, filii, dijimos, que el vocativo singular acababa en -i y el genitivo singular podía reducirse a -i.

Esto no ocurre en los adjetivos en -ius, como, por ejemplo, propius, propia, propium, que presentan siempre formas regulares de la segunda declinación, es decir, un vocativo en -ie y un genitivo con dos “i”.

Esto es todo por hoy. En la próxima clase seguiremos con la declinación de los adjetivos de la segunda clase. Un saludo y ¡haaasta la próxima!


Regresar al índice de la Gramática Latina.

Sé un protector del latín

Redes sociales: Facebook  Twitter  Youtube