CATULO EMULANDO A SAFO

Los casos de emulación o inspiración son típicos en todos los géneros. Hay un ejemplo muy famoso de la poesía amorosa antigua. Es el caso del poema 31 de Safo, en el cual se inspiró Catulo para elaborar su propio poema (51). Estamos hablando de casi VI siglos de tradición literaria.

Sin embargo, la cosa no se queda ahí. Otros autores del mundo antiguo también se inspiraron en estos versos que comparan al amado con alguien semejante a los dioses. Entre ellos tenemos Teócrito (segundo Idilio) y Apolonio de Rodas (descripción del primer encuentro entre Jasón y Medea). Y más allá, entre la poesía romántica se encuentran poetas como Tennyson, Shelley, Keats…

Aquí te presento ambos poemas en texto original y traducción para que puedas leerlos.

SAFO 31

φαίνεταί μοι κῆνος ἴσος θέοισιν
ἔμμεν᾽ ὤνηρ, ὄττις ἐνάντιός τοι
ἰσδάνει καὶ πλάσιον ἆδυ φωνεί-
σας ὐπακούει

καὶ γελαίσας ἰμέροεν, τό μ᾽ ἦ μὰν
καρδίαν ἐν στήθεσιν ἐπτόαισεν·
ὠς γὰρ ἔς σ᾽ ἴδω βρόχε᾽, ὤς με φώναι-
σ᾽ οὐδ᾽ ἒν ἔτ᾽ εἴκει,

ἀλλ᾽ ἄκαν μὲν γλῶσσα †ἔαγε†, λέπτον
δ᾽ αὔτικα χρῶι πῦρ ὐπαδεδρόμηκεν,
ὀππάτεσσι δ᾽ οὐδ᾽ ἒν ὄρημμ᾽, ἐπιρρόμ-
βεισι δ᾽ ἄκουαι,

†έκαδε μ᾽ ἴδρως ψῦχρος κακχέεται†, τρόμος δὲ
παῖσαν ἄγρει, χλωροτέρα δὲ ποίας
ἔμμι, τεθνάκην δ᾽ ὀλίγω ᾽πιδεύης
φαίνομ᾽ ἔμ᾽ αὔται·

ἀλλὰ πὰν τόλματον ἐπεὶ †καὶ πένητα†

Ese hombre me parece igual a los dioses,
quien está sentado frente a ti
y te oye bien
hablando dulcemente

y riendo deliciosamente, que de hecho
hace que mi corazón palpite en mi pecho;
porque cuando te miro incluso por un rápido momento,
ya no me es posible hablar

sino que es como si mi lengua estuviera rota
y al instante un fuego sutil se ha apoderado de mi piel,
no puedo ver nada con mis ojos,
y me zumban los oídos

un sudor frío viene sobre mí, temblando
me agarra completamente, estoy más pálido
que la hierba, y parezco casi
haber muerto.

pero todo hay que atreverse / aguantar, ya que (? incluso un pobre) …


CATULLUS 51

Ille mi par esse deo videtur,
ille, si fas est, superare divos,
qui sedens adversus identidem te
     spectat et audit

dulce ridentem, misero quod omnes
eripit sensus mihi: nam simul te,
Lesbia, aspexi, nihil est super mi
     <vocis in ore;>

lingua sed torpet, tenuis sub artus
flamma demanat, sonitu suopte
tintinant aures, gemina teguntur
     lumina nocte.

otium, Catulle, tibi molestum est:
otio exsultas nimiumque gestis:
otium et reges prius et beatas
     perdidit urbes.

Aquél me parece que es igual a un dios,
aquél, si se me permite, supera a los dioses,
el que sentado frente a ti, sin moverse, te
     mira y te oye

reír con dulzura, cosa que a mí, en mi desgracia,
me arrebata los sentidos, pues tan pronto como te he
visto, Lesbia, nada queda de
     <mi voz en la boca;>

Mi lengua enmudece; bajo mis miembros
una leve llama se aviva; con su propio sonido
zumban mis oídos y se cubren
     de noche mis ojos.

El ocio te perjudica, Catulo.
Por el ocio te exaltas y te excitas demasiado.
El ocio, antes que a ti, a reyes y a prósperas
     ciudades  perdió.

A partir de aquí ya puedes sacar tus propias conclusiones y observaciones. ¿No os parece precioso que a lo largo de los siglos se tiendan estos hilos literarios?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *